Científicos israelíes fabrican embriones sin óvulos ni esperma

La noticia ha suscitado no pocas polémicas antes los posibles debates éticos que surjan a raíz de la fabricación artificial o sintética de la vida.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

A principios del mes de agosto, diversos científicos e investigadores israelíes anunciaron que habían logrado crear embriones de ratón sin usar esperma, óvulos ni útero, en lo que ha sido considerado un avance sin precedentes en el ámbito científico gracias al uso de células madre, con contadas excepciones que alertan de las implicaciones y debates bioéticos.

La investigación liderada por el profesor Jacob Hanna en el Instituto de Ciencias Weizmann (Israel), ha dado lugar a la creación de una nueva compañía, Renewal Bio -el mismo Hanna es uno de sus fundadores- con la misión de crear embriones que produzcan órganos humanos a base de células madre.

Tras presentar los resultados, los fundadores del proyecto pueden explican que «puedes usar un dispositivo especial que fabricamos, un medio especial que permite el crecimiento natural de embriones de ratón utilizando ese mismo sistema. Podemos poner células madre que crecen en un plato por largo tiempo, las ubicamos en estas condiciones y se pueden autoorganizar solo en ocho días en un embrión completo.

La noticia ha suscitado no pocas polémicas antes los posibles debates éticos que surjan a raíz de la fabricación artificial o sintética de la vida. Su fundador ha hablado poco al respecto, pero considera que hay «un modelo posible» para evitarlos, a su juicio: se trata de modificar genéticamente las células iniciales para que el modelo resultante nunca desarrolle ciertos órganos y restringir así su evolución potencial para evitar dilemas éticos.

«Creemos que esto es importante y hemos invertido mucho en ello», dice Hanna, pues es posible realizar cambios genéticos que lleven a «no tener pulmones ni corazón ni cerebro».

La propuesta, sin embargo, contradice los principios bioéticos y biojurídicos más elementales, que la licenciada en Derecho, doctorada en Filosofía e investigadora del CEU Patricia Santos Rodríguez resume a continuación y que deben ser respetados para que un acto sea considerado éticamente lícito:

-(Biojurídica) Primacía de la vida humana, sobre ciertos valoresen conflicto con ella (económicos, sentimentales, científicos), primacía de la vida humana en presente: vale más salvar el embrión de hoy que matar un embrión por la posible sanación de los enfermos en el futuro.

-(Biojurídica) Continuidad de la persona: la persona es siempre, independientemente del desarrollo y la calidad de vida.

-(Bioética) Primacía de la vida humana real, presente, por encima de cualquier otro valor o interés. Respeto de la dignidad personal, por encima de cualquier otro valor o interés. Más especialmente en los casos de mayor indefensión y/o vulnerabilidad, como en el caso de la generación, pues la bioética protege la vida humana presente y su potencial desarrollo y maduración.

¿Quieres recibir las noticias de Soy Centinela a tu celular? Únete a nuestro grupo de WhatsApp con el siguiente enlace SoyCentinela
También estamos en Telegram como @SoyCentinela, únete aquí: https://t.me/soycentinela